Los Remedios de Bach En Acción

This post is also available in: English (Inglés)

El Dr. Bach dijo que deberíamos «aceptar los remedios como parte de la vida».

De la misma manera que aceptamos alimentos y agua para nutrir nuestro cuerpo físico, debemos aceptar los remedios de las flores para equilibrar nuestras emociones.
Cuando sentimos que estamos pasando por un estado emocional negativo, hay un remedio floral de Bach para ayudarnos. Otras veces, cuando pasamos por una situación difícil, necesitamos una combinación personal de remedios. Además, cuando trabajamos para mejorarnos e incorporar cierta virtud, debemos tomar la flor de Bach que corresponde con nuestro tipo de personalidad. O, al menos, la que creemos que es nuestra flor de Bach tipo en este momento.
Alguien me preguntó cómo ayudan los remedios cuando pasamos por una situación que está completamente fuera de nuestras manos.

– ¿Cómo las Flores de Bach cambian esa situación que no nos gusta?

No la cambian.

Los remedios nos ayudan a equilibrarnos para ver las cosas desde otra perspectiva, responder de manera diferente ante la misma situación, encontrar soluciones que antes no se veían y, a veces, simplemente esa situación nos deja de importar.


Un ejemplo de mi propia experiencia: Estaba terriblemente nostálgica. Extrañaba a mi familia y al hogar de mi infancia. Lloraba todos los días. Después de un día de usar el remedio floral, me sentía bien. Una semana después, mi situación no cambió, pero mis sentimientos sí. La tristeza había desaparecido. Si bien todavía estaba lejos y amaba a mi familia, pude sentir felicidad de todos modos. ¡Fue como magia!


Otro ejemplo de mi propia experiencia: Por lo general, cuando me enojo con alguien, frunzo el ceño, dejo de hablar y me cruzo de brazos. Ni siquiera lo pienso. Es mi respuesta automática.

Bueno, un día, después de tres meses de tomar mi mezcla de remedios, estaba muy enferma y tomando antibióticos. Tuve que tomar un avión para regresar a casa. El viaje era de 9 horas y media. Me senté en mi asiento, me cubri con una manta, y estaba lista para dormir el regreso a casa. De repente, una mujer enojada se sentó a mi lado. ¡Yo no podría dormir! Ella hablaba sola y con furia y miraba en todas direcciones con una mirada enloquecida. Después de unos minutos, otra mujer se sentó al otro lado del pasillo y comenzaron a hablar sin parar. ¡Eran amigas!
Realmente me enojé por su falta de consideración por los otros pasajeros a su alrededor. ¡Me sentía muy mal por mi enfermedad y todo lo que quería (y necesitaba) era dormir!

Como de costumbre, fruncí el ceño, no hablé y me crucé de brazos. De repente, tuve un momento de iluminación.

Pensé que tenía dos opciones: seguir sintiéndome así de miserable durante 9 horas y media o podía hacer algo al respecto.

No tenía idea de qué. Pero estaba decidida.
Caminé hacia el asiento al lado de la segunda dama y le pregunté al pasajero si cambiarían de asiento con la dama enojada. Dijo que no.

Al mismo tiempo, la mujer enojada saltó de su asiento y comenzó a gritarme que no se iba a mover. Con mucha calma y cortesía, le dije que pensaba que disfrutaría sentarse al lado de su amiga. Me senté de nuevo en mi asiento, resignada a mi mala suerte.
La mujer enojada se sintió tan mal por ser tan agresiva conmigo, que comenzó a contarme todos sus problemas como una excusa para su comportamiento.
Le pregunté si alguna vez había oído hablar de las Flores de Bach. La mujer enojada explotó nuevamente gritándome: «¿Quiere drogarme?»

Nuevamente, con mucha calma y cortesía, respondí: “No, señora. Si quiere tomar una pastilla, es su problema. Yo sólo le pregunté si probó las Flores de Bach, que son remedios naturales que ayudan con las emociones «.

Ella dejó de hablar y me miró con recelo. Su amiga, que estaba escuchando, se metió en la conversación y comenzó a preguntarme más sobre las Flores de Bach. Escribió todo lo que le dije. Estaba tan impresionada que me pidió que las tratara. Le dije que no podía hacerlo porque sólo era una estudiante en ese momento. Les expliqué cómo encontrar un terapeuta floral. Aquella mujer estaba ansiosa por llegar para poder llamar a un terapeuta floral. Después de dos horas de tratar con estas damas especiales, yo estaba lista para dormir.

¡Finalmente!
Cuando me estaba quedando dormida, me di cuenta de que era la primera vez que reaccionaba de manera diferente estando enojada. Sabía que la única razón posible era que había estado tomando las Flores De Bach durante tres meses. Estaba impresionada con los remedios y muy orgullosa de mí misma.

El poder de las flores está a tu alcance. Vea los testimonios de nuestros clientes aquí o programe una consulta aquí.

This post is also available in: English (Inglés)